Mi hija se ha peleado con su mejor amiga

Hace poco mi niña vino muy triste.  Una amiga suya se había enfadado con ella
porque estaba jugando con otra niña y su amiga le echó en cara, muy enfadada,
que tenía que jugar con ella porque eran más amigas.

ACOMPAÑAR LA TRISTEZA DE TU HIJA/O

Me daban ganas de decirle que no tenía importancia, que
seguro que mañana volverían a ser igual de amigas y que hay más niñas con las que
jugar si la otra se enfada!!!

Sin embargo,  me
contuve. Eso hubiera negado sus sentimientos. Por supuesto, decirle cosas como que
“pobrecilla”, que “su amiga era  tonta
por enfadarse injustamente con ella”, la hubiera victimizado.

Le dije: “Es triste cuando una amiga se enfada contigo.
A ti te habría gustado que todas hubierais jugado juntas, verdad?”.

Y luego de abrazarla en silencio decidí empoderarla: “Cariño, tienes derecho a hacer lo que a ti te apetezca y con quien tú quieras. Si los demás deciden enfadarse es su responsabilidad,  no la tuya”.

Se estuvo expresando un rato. Yo solo escuchaba atenta,
asintiendo y mirándola.

Finalmente, ella sola, decidió que al día siguiente hablaría con su amiga y le diría que podía jugar con quien quisiera y que aun así seguirían siendo amigas.

Ella sola había llegado a su solución.

Vi claramente que mi papel como madre no era protegerla de su dolor. Ni siquiera aliviarla diciéndole cosas para quitarle hierro al asunto infantil. Ella tenía que experimentar su decepción y su tristeza. Yo solo tenía que acompañarla. Eso es lo que la ayudaría a construir su resiliencia (capacidad para, tras experimentar el dolor, recuperarse aprendiendo de la situación).

Me pareció que además de validar su sentimiento era importante expresarle cual es su derecho asertivo de hacer con su tiempo lo que quiera y con quien quiera sin sentirse culpable. Sé que aún le cuesta entenderlo y mucha gente le hará sentir como si no tuviera ese derecho. Pero mi labor educativa es inculcar en ella esas ideas que algún día espero que formen parte de sus esquemas de creencias.

La educación emocional pasa por validar y reconocer sus sentimientos y también por hacerles ver que los sentimientos de uno son responsabilidad de cada cual. Si le hubiera dicho: tu amiga te ha hecho sentir triste”, no le habría transmitido esto porque habría puesto la responsabilidad en su amiga. Al decirle “es triste cuando…” hablo de lo que transmite esa situación sin culpar a nadie. Y al comentarle “a ti te habría gustado que todas…” la estoy empoderando, no victimizando.

La educación emocional construye personalidades sanas. Merece
la pena, no crees?

#educacionemocional #empoderaratuhija #resilienciainfantil
#acompañarlatristezadetuhija #peleasconamigas

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
CONTACTA